Película dirigida, escrita y protagonizada por Seth MacFarlane (‘Ted’, ‘Padre de familia’) y producida por Scott Stuber (‘Caballeros, princesas y otras bestias’, ‘El invitado’).

Seth MacFarlane y sus coguionistas Alec Sulkin y Wellesley Wild tras ver la clásica película del oeste “Cometieron dos errores”, no tardaron en pensar que su siguiente película se centraría en el Lejano Oeste con un toque cómico.

BANNER PUBLICIDAD CENTER BLOG

A medida que escribían el guión, los tres empezaron a imaginar que uno de ellos podría encarnar a Albert, el protagonista. Seth MacFarlane ha pasado mucho tiempo detrás de la cámara y ha prestado su voz a personajes animados como Peter Griffin y Ted, pero nunca había interpretado un papel de carne y hueso. A pesar de todo, estaba dispuesto a aceptar el reto.“En vez de seguir haciendo lo de siempre, Seth decidió que probaría algo diferente, una comedia situada en la época del Lejano Oeste, y que tendría un papel. Siempre se plantea hacer cosas nuevas, lo que me parece fantástico. Creo que no le asusta nada, pero sobre todo sabe perfectamente cuál es su papel como artista cómico”.

Pronto comenzaron a buscar más actores para la comedia. Neil Patrick Harris, Charlize Theron, Amanda Seyfried, Giovanni Ribisi, Liam Neeson y Sarah Silverman concluyen el reparto.

52230_mil-maneras-de-morder-el-polvo

Sipnosis:

Después de que Albert (MacFarlane) se eche atrás en un duelo de pistolas, su veleidosa novia le deja por otro. No tarda en aparecer una mujer a caballo, tan bella como misteriosa, que le ayudará a encontrar el valor. Cuando empiezan a enamorarse, llega el marido, un conocido forajido, decidido a vengarse. El ovejero no tendrá más remedio que poner a prueba su recién encontrado coraje.

En EEUU disfrutan de esta película desde el 30 de mayo, aquí en España la veremos en los cines el 4 de julio.

 

 

BANER PUBLICIDAD FOOTER BLOG

MIL MANERAS DE MORDER EL POLVO

Imagen de perfil de creativo
Sobre el Autor
- Director de Grado Creativo. Afán emprendedor, sonámbulo de nacimiento y descaradamente perfeccionista.